Comunion Espiritual

Comunion Espiritual
5 (100%) 1 vote

Jesús nuestro Señor es vida del fondo del alma, que más quisiéramos que llevarte dentro de nosotros y que nunca nos abandones cuando no puedo recibirte, sacramentalmente, acudo espiritualmente a mi humilde corazón que te espera fervorosamente. Dentro de todo nuestro ser, en lo más hondo, haz tu lugar para no irte jamás.

En la comunión espiritual expresamos con todas nuestras fuerzas el amor que sentimos por Jesucristo bendito, ese amor es tan grande e incomparable a ningún otro amor se le compara supera el profesado a nosotros mismos. Por ello es importante hablar con Dios constantemente

Ha llegado el momento de vivir en la fidelidad hacia Ti, antes de todo preferiría morir que fallarte. Oh mi señor Jesús limpia de todo vestigio de mancha en mí, para que se pueda alcanzar tu presencia sana mi alma y mi cuerpo, haz de mí una digna morada que merezca el honor de que vengas a mí.

¡Que suerte contar contigo! Tengo el cielo ya ganado en mi compungido corazón, todo mi ser se desvive para alcanzar tu refugio, eres dueño de mi existencia, ya que nos acoges sin juzgamiento alguno, haciéndonos favorecedores de tu redención.

Comunion Espiritual - Oración

Creo, Dios mío, que estáis presente en el Santísimo Sacramento del Altar;
os amo, os adoro y deseo recibiros;  mas, no pudiendo hacerlo ahora sacramentalmente,   venid por lo menos espiritualmente a mi corazón.

Como si hubieseis venido, yo me abrazo y uno a Vos: No permitáis que jamás me separe de Vos. Así sea.

¿Cómo ser merecedor de la comunión espiritual?

Mi corazón debe dirigirse a Dios, debo hacer un examen de conciencia para preparar la comunión. Alegrarme de recibir a Dios, nuestro Señor, pedir que nazca en uno el deseo de que incremente la fe, fuente inagotable de que hace que nuestros corazones se purifiquen y tengan una voluntad firme de ir con el Santísimo. Pedir se nos conceda que more en nuestro ser, nuestro, para tener  la esperanza de ver Tu Rostro, lleno de sonrisas a mi lado y dar lugar a que tu fortaleza se presente en mi y me acompañe siempre.

Los creyentes y fieles cuando veneran a Cristo presente en el sacramento, tienen que prepararse para la comunión sacramental como la comunión espiritual. Se procede a adorar la Santa Eucaristía y abriendo los corazones por sí mismo y por el prójimo, rogando con profunda fe porque haya paz y salvación del mundo, dedicando a Cristo toda la vida en el Espíritu Santo obteniendo a cambio el incremento de la fe, de la esperanza y de la caridad de que tanto nos hace falta a cada una de las personas que habitamos el mundo.

La comunión es el pan bendito que nos ha proporcionado nuestro Padre celestial para renovar la unión entre Él y los fieles que los impulsa a mantenernos siempre en sus obras y hábitos, es un alimento del cielo donde se participamos de la muerte y resurrección del Señor Jesucristo.

En todo momento hay que hablar con Dios haciendo presencia en la misa, manifestando nuestras intenciones y participando con alegría, buscando constantemente consuelo y remedio para nuestras penas. Se debe actuar con el debido respeto delante de la Eucaristía y el Santísimo sacramento y que Jesucristo es el que delante de nosotros, merece nuestra adoración. Si descubre que de nosotros no hay amor, nada somos, debemos crecer en el  amor.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>